Debate sobre o feísmo

A vueltas con el feísmo  3ª parte

Gerardo Pereira-Menaut

pdf

No creo que el matrimonio granadino que me contó su experiencia, viviendo en Galicia desde hace unos años, hayan oído hablar de la ‘consideración holística del paisaje’, pero como el Monsieur Jourdain de Molière que hablaba en prosa sin saberlo, miran a su alrededor sin dejar cabos sueltos, atando unos con otros para poder ver y vivir el tejido que de ahí resulta, es decir, el país en su realidad práctica, que es el paisaje. No se trata propiamente de una visión holística, sino de un entendimiento del paisaje como sistema, que es algo mucho más rico y más abierto a la realidad dinámica de las cosas y de las relaciones entre ellas. Ler máis

Sobre El arte de pasear, de Karl Gottlob Schelle

Roque Lazcano Vázquez

pdf

Cuando el pensamiento se atasca lo mejor es pasear. En su dinámica desinteresada, el paseo activa el movimiento del inconsciente y pone en marcha nuestras ideas. Como si de un engranaje se tratara, de la motricidad comienzan a surgir imágenes. La percepción se desconcentra, se expande, y lo que sentíamos como un amargo sabor en la punta de la lengua comienza a relajarse, hasta que por fin se abre paso dulce evidencia, como si hubiéramos cavado un cauce para el agua estancada. Los escritores lo llaman “técnica de la actividad paralela” y consiste en escapar un rato de lo textual a la realidad: ir al baño, a la nevera, a pasear, etc. Son actividades que ayudan a que se encienda la llama de la creatividad. Juan José Millás cuenta en más de una entrevista que su jornada laboral comienza siempre con un paseo. Ler máis

Debate sobre o feismo

A  vueltas  con  el  feísmo  (2ª parte)

y  respuesta  a  Sergio  Remacha  Vecino

 Gerardo Pereira-Menaut

pdf

 Efectivamente, el discurso sobre el feísmo no es ni puede ser un debate artístico sobre la belleza o la estética de los objetos. El (o los fenómenos) que llamamos feísmo es mucho más que objetos feos. Las construcciones de cualquier tipo y función, la disposición de éstas en el espacio y la relación de unas con otras, también ellas pueden producir montones, nunca mejor dicho, de feísmo. Ler máis

Debate sobre o feismo

El jardín de las delicias (I)

Sergio Remacha Vecino

pdf

 Ya lo creo que parece conveniente plantear la definición del Feísmo. Es más, considero la cuestión tan preocupante que propondré su descenso a las fosas infernales. El Feísmo atesora tantas tropelías en tantos ámbitos urbanísticos, arquitectónicos, decorativos e incluso sociales, que se lo merece. Hasta el término resulta tristemente certero. Su ‘malsonancia’ refleja lo que descubres cuando te atreves a investigar: lo mismo que atormentaba al coronel Kurtz, el horror. Puesto que se ha empezado el debate con un ejemplo de Feísmo artístico, la olla-florero, cabe continuar con el famoso urinario-fuente. ler máis