ADMINISTRACI√ďN NEUR√ďTICA VERSUS ARQUITECTURA PSIC√ďPATA (I)

Javier Fern√°ndez Mu√Īoz

Arquitecto municipal de Santiago de Compostela

pdf

¬†El otro d√≠a le√≠ el art√≠culo de Gerardo Pereira-Menaut (¬Ņqui√©n y c√≥mo debe¬†tomar las decisiones que afectan a Urarte? [1]. Los precedentes en el¬†derecho p√ļblico romano, revista digital KARDO do Observatorio Galego do¬†Territorio, 11 de junio de 2014). Lo le√≠ con gusto e inter√©s. La perspectiva¬†del pasado siempre nos hace sentir acompa√Īados, embarcados en algo¬†universal. Por lo que se ve, y se lee, la ciudad, lo debe ser‚Ķ

Gerardo nos se√Īala, haciendo referencia a un hermoso pasado, dos¬†cuestiones esenciales. La primera es que la ciudad es, o deber√≠a ser,¬†‚Äú‚Ķun lugar de convivencia, una empresa com√ļn‚Ķ‚ÄĚ, y la segundo que, en¬†el proceso de su gesti√≥n, es esencial el qui√©n y el c√≥mo se toman las¬†decisiones correspondientes.

Obviando que el origen de la cuesti√≥n, y su parte esencial, ser√≠a pactar en¬†primer lugar lo que entendemos por ciudad y lo que esperamos que sea,¬†siempre resulta interesante la identificaci√≥n de ‚Äúepisodios‚ÄĚ concretos que¬†afectan al proceso general de su evoluci√≥n. Sin embargo, la simple¬†identificaci√≥n de determinados eventos que integran este proceso de¬†consolidaci√≥n y crecimiento ‚Äď de vida al fin y al cabo ‚Äď de la ciudad no es¬†suficiente. A la vista de los resultados, ya no lo es.

Deber√≠amos ser capaces de ir acopiando todos estos ‚Äúelementos‚ÄĚ – la gran¬†mayor√≠a ya identificados – y relacionarlos entre s√≠ para definir un modelo¬†que nos permita ‚Äúinterpretar‚ÄĚ el territorio, ‚Äúrepresentarlo‚ÄĚ – en todos sus¬†sentidos: dibujarlo, entenderlo, defenderlo, ‚Äúactuarlo‚Ä̂Ķ- responsablemente,¬†para obtener la que deber√≠a ser (como ya fue en algunos momentos del¬†pasado) la m√°s hermosa y armoniosa de las representaciones posibles, la¬†del habitar del hombre en la naturaleza.

La arquitectura de verdad, la cotidiana, se encuentra ahora inmersa en una¬†tremenda dial√©ctica entre una administraci√≥n neur√≥tica – ensimismada y¬†enredada en su propia trama – y una ‚Äúarquitectura de autor‚ÄĚ psic√≥pata,¬†delirante, cuyo peor y m√°s abundante reflejo deformado en el territorio es el¬†resultado de la acci√≥n de pseudo-promotores (pol√≠ticos y constructores),¬†siempre apoyados en una determinada estirpe de t√©cnicos – irresponsables¬†cuando no directamente faltos de escr√ļpulos – c√≥mplices necesarios en la¬†materializaci√≥n de construcciones y urbanizaciones que nada tienen quever con la din√°mica cultural que deber√≠an albergar.

Sigfried Giedion recoge en su ‚ÄúEspacio, tiempo y arquitectura. Origen y¬†desarrollo de una nueva tradici√≥n‚ÄĚ, ‚ÄúSi hace falta una actitud universal en¬†alg√ļn aspecto de la arquitectura, ese aspecto es el urbanismo. En ausencia¬†de un estudio amplio, de un punto de vista clarividente, no puede haber ¬†orden urbano. Los periodos incapaces de alcanzar una visi√≥n consecuente¬†del mundo tambi√©n son incapaces de hacer realidad esa clase de¬†urbanismo que va m√°s all√° de una simple colecci√≥n de retazos‚Ķ‚ÄĚ, y¬†contin√ļa desarrollando la idea de la necesidad de huir de lecturas del¬†urbanismo excesivamente especializadas que desembocan en una¬†‚Äú‚Ķescandalosa falta de orientaci√≥n y una incapacidad para eliminar los¬†inconvenientes m√°s obvios.‚ÄĚ ¬ŅAcaso este comentario escrito a finales de¬†los a√Īos 60 no solo es de rabiosa actualidad, sino que el problema se ha¬†agudizado hasta alcanzar extremos insoportables‚Ķ?

Propongo ahora, mientras seguimos discutiendo las posibles pol√≠ticas¬†urban√≠sticas, mientras intentamos definir un mapa y un destino,¬†concentrarnos en dise√Īar, en elegir, el veh√≠culo con el que nos queremos¬†conducir en esos posibles recorridos, que nos permita movernos por todo¬†este proceso con alguna oportunidad de obtener un resultado culturalmente¬†satisfactorio. Con lo que tenemos no hacemos m√°s que zozobrar, hace¬†aguas y responde claramente a la desidia y el desorden, alimentando ‚Äďcuando no directamente promovido por y para – el mantenimiento de¬†determinados privilegios y mecanismos econ√≥micos por todos conocidos.

Para empezar, creo que un buen camino ser√≠a analizar todo el proceso de¬†una intervenci√≥n ‚Äútipo‚ÄĚ en el territorio. Desde su origen, la simple intenci√≥n¬†promotora, hasta su materializaci√≥n, la finalizaci√≥n de su ejecuci√≥n t√©cnica,¬†identificando y desgranando todos los eventos que se encadenan en el¬†proceso, importantes o no, grandes o peque√Īos, poni√©ndolos en relaci√≥n¬†entre s√≠, en el tiempo y con la sociedad y la cultura contempor√°nea. En este¬†an√°lisis, seguro, destacar√°n r√°pidamente los puntos d√©biles de este¬†itinerario y se nos abrir√°n espacios de oportunidad para mejorarlo.

Enseguida nos daremos cuenta de que uno de los problemas m√°s¬†evidentes es que heredamos un marco normativo desestructurado,¬†extenso, confuso e incoherente, con m√ļltiples vac√≠os, solapamientos y¬†contradicciones, que lo condiciona todo y no siempre para bien. Es¬†producto, seguramente, de esa h√≠per-especializaci√≥n de la que nos hablaba¬†Giedion, que no hace sino desorientarnos. Una especie de huida hacia¬†delante de la administraci√≥n en perpetua persecuci√≥n de una supuesta¬†excelencia, que nunca vendr√° √ļnicamente de la mano de una acci√≥n¬†administrativa, sino m√°s bien de una apropiaci√≥n cultural por parte de la¬†sociedad de ciertos valores urban√≠sticos y arquitect√≥nicos. Y esto solo ser√°¬†posible en un paisaje administrativo comprensible y estable.

¬ŅAcaso no deber√≠a estar explicado de forma sencilla, explicita, c√≥mo se¬†estructuran entre si las distintas normas y protocolos que afectan al¬†proceso de intervenci√≥n e el territorio? ¬ŅCu√°les son necesarias? ¬ŅC√≥mo¬†encajan, qu√© le corresponde a cada una? ¬ŅQui√©n las debe redactar, qui√©n¬†supervisar, qui√©n valorar? y (volviendo a Gerardo‚Ķ) ¬ŅQui√©n las debe¬†aprobar‚Ķ? y ¬ŅC√≥mo se relacionan las administraciones entre s√≠ y con el¬†ciudadano?

descargar pdf

Para recibir aviso de novos artigos da revista no teu e-mail…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Website